domingo, 5 de marzo de 2017

Comentario crítico "Te quiero" de Luis Cernuda

Te quiero


Te lo he dicho con el viento, 
jugueteando como animalillo en la arena 
o iracundo como órgano impetuoso; 



Te lo he dicho con el sol, 
que dora desnudos cuerpos juveniles 
y sonríe en todas las cosas inocentes; 



Te lo he dicho con las nubes, 
frentes melancólicas que sostienen el cielo, 
tristezas fugitivas; 



Te lo he dicho con las plantas, 
leves criaturas transparentes 
que se cubren de rubor repentino; 



Te lo he dicho con el agua, 
vida luminosa que vela un fondo de sombra; 
te lo he dicho con el miedo, 
te lo he dicho con la alegría, 
con el hastío, con las terribles palabras. 



Pero así no me basta: 
más allá de la vida, 
quiero decírtelo con la muerte; 
más allá del amor, 
quiero decírtelo con el olvido.

Tema: Declaración de amor de Luis Cernuda

Estructura: Podemos dividir este poema en 3 partes:
  • 1er verso: El poeta le expresa sus sentimientos a su amada.
  • 2ª-5ª estrofa: Luis se declara, dándole ejemplos de como le expresa él sus sentimientos.
  • 6ª estrofa: El autor concluye el poema nombrando a la vida, la muerte y el olvido.
Resumen: Se expresa el amor, con diferentes símbolos como viento, sol, nubes, plantas y agua como elementos esenciales de la vida, concluyéndose el poema comparando al amor con el olvido y la muerte.

Comentario: 

En este poema de Luis Cernuda podemos ver reflejada la figura del amor, pertenece a su etapa de juventud y esta publicado en el libro "placeres prohibidos" en 1931, 
Esta etapa se caracteriza por la defensa de su homosexualidad y esta muy influenciada por el surrealismo francés.



El amor a veces es muy difícil de expresar, como debes expresar el amor que sientes por alguien o por algo. Este amor se puede expresar de muchas maneras pero este autor lo hace a la antigua, con una carta en forma de poema.

La forma de expresarlo también es algo curioso en el fragmento, comparar ese amor que Cernuda siente con cosas como el viento, el sol, las nubes, las plantas o el agua me hace pensar que su amor es igual de natural que esos elementos y que, es un amor verdadero.

También utiliza el símbolo del miedo al decírselo pero a la misma vez el de la alegría al saber que esa persona ya tiene su mensaje recibido y él a la vez recibirá otra respuesta de este hombre. 

Cernuda era homosexual y con mucho valor, en esta etapa de su poesía él lo manifiesta y defiende. Tiene tanto valor porque me imagino la dificultad de los homosexuales en aquellos años 30, y que aunque seguramente se atreviera a salir del armario dada la confianza que le traía el comienzo de la 2ª república, tendría mucha presión social de la mayoría de la España atrasada de aquella época que acabaría en una guerra civil comenzada en 1936. Este poema demuestra la valentía de Cernuda.



Para finalizar quiero expresar que este es un poema muy fácil de leer, fácilmente comprensible y bonito y que toca uno de los temas que siempre han estado a la orden del día, el amor, que sigue siendo un misterio la forma de expresarse hoy en día.











viernes, 3 de marzo de 2017

Antología de los poetas andaluces "Generación del 27"

En esta entrada voy a subir una antología de poemas de diferentes etapas de 4 autores diferentes Federico García Lorca, Vicente Aleixandre, Rafael Alberti y Luis Cernuda.

Los poemas son de diferentes etapas de cada autor e irán acompañados de un breve comentario personal de cada uno. Espero que guste !


lunes, 30 de enero de 2017

Al ministro de cultura

Excelentisimo Sr Ministro, le escribo para hacerle saber mi opinión acerca del nuevo examen de selectividad llamado revalida.

Las revalidas serán una serie de exámenes que sustituirán a la actual selectividad pero, ¿Qué inconvenientes tiene esto? Señor yo no creo que se haga justicia con los alumnos de la ESO y Bachillerato ya que ustedes la implantarían obligatoriamente para todos los alumnos pero, a la vista de que muchos países europeos usan este recurso me hace dudar si en realidad es buena medida o no.

Hasta entonces cualquier alumno con sus correspondientes asignaturas aprobadas podía salir de Bachillerato y ESO sin tener que pasar esta prueba haciendo que fuera únicamente para gente que quiera cursar estudios universitarios.
Por lo tanto, esto hacia de selectividad una prueba muy util y un mecanismo de elección, las revalidas ya utilizadas en la época franquista están muy anticuadas.
Desde mi punto de vista y dando mi opinión le sugiero que piense si realmente estamos avanzando con esta nueva medida.

Un cordial saludo. Alejandro Ruiz.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Videos de lengua

Este trimestre se nos propuso un trabajo, subir vídeos en grupos de 4 personas.
Mi grupo está formado por Josema Ropero, Fran Carmona y Alejandro Ruiz (2ºB) y Daniel Cruz (2ºC). Mi grupo se centró en diferentes aspectos del deporte como la situación de los aficionados del fútbol, situación actual del Real Betis y el machismo en el deporte.
Os dejo con los vídeos.


jueves, 17 de noviembre de 2016

Comentario critico: Las moscas

Aquí un comentario crítico del poema "Las moscas" escrito por Antonio Machado



Vosotras, las familiares,
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares,
me evocáis todas las cosas.

 ¡Oh, viejas moscas voraces
como abejas en abril,
viejas moscas pertinaces
sobre mi calva infantil!

 ¡ Moscas del primer hastío
en el salón familiar,
las claras tardes de estío
en que yo empecé a soñar!

 Y en la aborrecida escuela,
raudas moscas divertidas,
perseguidas
por amor de lo que vuela,

 -que todo es volar-, sonoras
rebotando en los cristales
en los días otoñales...
Moscas de todas las horas,

 de infancia y adolescencia,
de mi juventud dorada;
de esta segunda inocencia,
que da en no creer en nada,

 de siempre... Moscas vulgares,
que de puro familiares
no tendréis digno cantor:
yo sé que os habéis posado

 sobre el juguete encantado,
sobre el librote cerrado,
sobre la carta de amor,
sobre los párpados yertos

de los muertos.
 Inevitables golosas,
que ni labráis como abejas,
ni brilláis cual mariposas;

pequeñitas, revoltosas,
vosotras, amigas viejas,

me evocáis todas las cosas.

Tema: Lo insignificante como símbolo humano.

Resumen: Las moscas son familiares y golosas y evocan todos los recuerdos de la vida, nos siguen durante todo el camino, desde que nacemos hasta que morimos.

Estructura: El poema está dividido en 9 estrofas, dividiéndose en 3 partes:

  • Primera estrofa: Introduce el poema diciendo que las moscas le evocan a todo
  • Estrofas 2,3,4,5 y 6: Habla de las moscas como sus acompañantes durante toda su infancia y adolescencia.
  • Estrofas 7,8 y 9: Cierra el poema alabando a las moscas y al igual que lo empieza, diciendo que le evocan a todas las cosas.
Comentario:

El poema pertenece a Antonio Machado, autor sevillano de La Generación del 98 muy ligado afectivamente a la tierra Castellana. Antonio Machado trata muy bien el tema de las moscas, ya que son un símbolo de lo insignificante que puede ser algo en la vida, moscas que día a día te persiguen y tu no ves, moscas que no hacen nada, solamente volar libremente y morir a los 15 días de nacer.

Las moscas pasan al igual que pasa el tiempo en nosotros. Al autor se le posaban en su calva recién nacido, las moscas hacen de acompañantes en el paso del tiempo, desde la juventud hasta la vejez.
Y aunque el tiempo pase y lo recordemos con nostalgia, hay que vivir con naturalidad e intensidad ya que así es la vida y si la recordamos, que sea con añoranza pero también con felicidad.

Podríamos vivir como las moscas, libres y tener alas para ir a cualquier lugar sin preocupación alguna como ellas, todos lo desearíamos pero por suerte o por desgracia nos ha tocado afrontar la vida de otra manera, quejándonos en contra de las injusticias del día a día y luchando para parecernos mas a las moscas en eso de la libertad.


Comentario crítico: A un olmo viejo

Aquí un comentario crítico del poema "A un olmo viejo" escrito por Antonio Machado

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo,
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo, en el hogar, mañana,
ardas de alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.

Tema: Descripción de un olmo como símbolo de la vida.

Resumen: Hay un olmo viejo, medio podrido, roto por un rayo, lleno de hormigas y arañas; que derribará un leñador y lo convertirán en distintas cosas, pero que, antes de todo, hay una esperanza y renace en una rama que tiene hojas verdes.

Estructura: Las 4 primeras estrofas describen al olmo, contando las cosas que le pasan y el malestar que sufre, aunque le han salido unas hojas verdes que relucen.

La última estrofa es una llamada al olmo, diciendo que antes de su final le gustaría ser como él y que le salgan esas hojas relucientes antes de su muerte.

Comentario:

El poema pertenece a Antonio Machado, autor sevillano de La Generación del 98 muy ligado afectivamente a la tierra Castellana.
Antonio efectúa una larga descripción de un olmo, que simboliza su vida.
Machado quiere ser como ese olmo y lo nombra melancólico, la nostalgia con la que escribe el poema es una característica de Machado, un hombre que no le teme a la muerte y habla de ella en sus poemas con total naturalidad. El olmo se encuentra en el interior de la Península, a las orillas del Duero y es un elemento solitario, que no hace ruido en el paisaje.

Haciendo gala de su típico simbolismo, Machado probablemente comparase su situación, tras la muerte de su esposa, con la de este olmo seco, cuyo alma ha muerto pero que se mantiene de pie a la espera de un rayo de esperanza: en este caso, la llegada de la primavera.
Ese olmo puede significar muchas cosas relacionadas con lo mismo: La tristeza y el dolor.

El caso de machado es un caso que tenemos muy cercano, cuando algo malo nos ocurre intentamos desviar la atención siempre para olvidar lo máximo que se pueda, y , como el intentamos refugiarnos en familia, amigos y personas queridas que nos hacen pasar un poco mejor esos malos momentos.

Trabajo poemas de Machado

ANTONIO MACHADO
II
He andado muchos caminos,
he abierto muchas veredas;
he navegado en cien mares,
y atracado en cien riberas.

En todas partes he visto
caravanas de tristeza,
soberbios y melancólicos
borrachos de sombra negra,

y pedantones al paño
que miran, callan, y piensan
que saben, porque no beben
el vino de las tabernas.

Mala gente que camina
y va apestando la tierra...

Y en todas partes he visto
gente que danzan o juegan,
cuando pueden, y laboran
sus cuatro palmos de tierra.

Nunca, si llegan a un sitio,
preguntan adónde llegan.
Cuando caminan, cabalgan
a lomos de mula vieja,

y no conocen la prisa
ni aun en los días de fiesta.
Donde hay vino, beben vino;
donde no hay vino, agua fresca.

Son buena gente que viven,
laboran, pasan y sueñan,
y en un día como tantos,
descansan bajo la tierra.


He elegido este poema por la sencillez de su lenguaje, y que, aunque no sea breve es un poema que tiene mucho significado dentro. El tema del texto es el transcurso de la vida y las diversas formas de afrontarla y como es habitual en la primera etapa la búsqueda de la propia identidad y de la felicidad.

El crimen fue en Granada
I
EL CRIMEN
Se le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas, de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico.
-sangre en la frente y plomo en las entrañas-.
...Que fue en Granada el crimen
sabed -¡pobre Granada!-, en su Granada...

Este poema lo he escogido ya que es un poema corto dedicado a Federico García Lorca, el tema principal es la muerte de Lorca en Granada a sus 38 años a causa de un fusilamiento.

CANCIONES
XXXVIII
Abril florecía
frente a mi ventana.
Entre los jazmines
y las rosas blancas
de un balcón florido,
vi las dos hermanas.
La menor cosía,
la mayor hilaba...
Entre los jazmines
y las rosas blancas,
la más pequeñita,
risueña y rosada
-su aguja en el aire-,
miró a mi ventana.
 La mayor seguía
silenciosa y pálida,
el huso en su rueca
que el lino enroscaba.
Abril florecía
frente a mi ventana.
 Una clara tarde
la mayor lloraba,
entre los jazmines
y las rosas blancas,
y ante el blanco lino
que en su rueca hilaba.
-¿Qué tienes -le dije-
silenciosa pálida?
Señaló el vestido
que empezó la hermana.
En la negra túnica
la aguja brillaba;
sobre el velo blanco,
el dedal de plata.
Señaló a la tarde
de abril que soñaba,
mientras que se oía
tañer de campanas.
Y en la clara tarde
me enseñó sus lágrimas...
Abril florecía
frente ami ventana.
Fue otro abril alegre
y otra tarde plácida.
El balcón florido
solitario estaba...

Escojo este poema ya que me parece un poco diferente a los demás, me gusta por su significado, el tema principal es el paso del tiempo y me llama la atención su manera de escribir una especie de estribillo en el poema “Abril florecía frente ami ventana”
CAMPOS DE CASTILLA (1912)
XCVII  RETRATO

Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.
Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—,
más recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.
Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.
Adoro la hermosura, y en la moderna estética
corté las viejas rosas del huerto de Ronsard;
mas no amo los afeites de la actual cosmética,
ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.
Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.
¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
mi verso, como deja el capitán su espada:
famosa por la mano viril que la blandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.
Converso con el hombre que siempre va conmigo
—quien habla solo espera hablar a Dios un día—;
mi soliloquio es plática con ese buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.
Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.
Y cuando llegue el día del último vïaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

Escojo el poema ya que me llama la atención como machado habla del paso del tiempo mencionando algunas ciudades como Sevilla, su ciudad natal.También habla de la muerte, afrontando muy valientemente. Tiene varios temas como la el paso del tiempo y el amor.




Soledades, galerías y otros poemas

Se ha asomado una cigüeña a lo alto del campanario
Girando en torno a la torre y el caserón solitario,
Y las golondrinas chillan. Pasaron del blanco invierno
Es una tibia mañana.
El sol calienta un poquito la pobre tierra Soriana,
Pasados los verdes pinos,
Casi azules, primavera
Se ve brotar en los finos
Chopos de la carretera.

Y del río. El Duero corre, terso y mudo, mansamente.
El campo parece más que joven, adolescente.
Entre las hierbas, alguna humilde flor ha nacido,
Azul o blanca.¡Belleza del campo apenas florido,
Y mística primavera!
Hopos del camino blanco, álamos de la ribera,
Espuma de la montaña
Ante la azul lejanía,
Sol del día, claro día!
¡Hermosa tierra de España

Escojo este poema ya que me gusta su forma de expresar en un poema el amor a su país. El tema es la belleza de la naturaleza de España, ya que habla de las cosas que podemos encontrar en la naturaleza en España y que a Machado le encantan.

El Dios Ibero

Igual que el ballestero
tahúr de la cantiga,
tuviera una saeta el hombre ibero
para el Señor que apedreó la espiga
y malogró los frutos otoñales,
y un «gloria a ti» para el Señor que grana
centenos y trigales
que el pan bendito le darán mañana.
     «Señor de la ruïna,
adoro porque aguardo y porque temo:
con mi oración se inclina
hacia la tierra un corazón blasfemo.
     »¡Señor, por quien arranco el pan con pena,
sé tu poder, conozco mi cadena!
     »¡Oh dueño de la nube del estío
que la campiña arrasa,
del seco otoño, del helar tardío,
y del bochorno que la mies abrasa!
     »¡Señor del iris, sobre el campo verde
donde la oveja pace,
Señor del fruto que el gusano muerde
y de la choza que el turbión deshace,
     »tu soplo el fuego del hogar aviva,
tu lumbre da sazón al rubio grano,
y cuaja el hueso de la verde oliva,
la noche de San Juan, tu santa mano!
     »¡Oh dueño de fortuna y de pobreza,
ventura y malandanza,
que al rico das favores y pereza
y al pobre su fatiga y su esperanza!
     »¡Señor, Señor: en la voltaria rueda
del año he visto mi simiente echada,
corriendo igual albur que la moneda
del jugador en el azar sembrada!
     »¡Señor, hoy paternal, ayer cruento,
con doble faz de amor y de venganza,
a ti, en un dado de tahúr al viento
va mi oración, blasfemia y alabanza!»
     Este que insulta a Dios en los altares,
no más atento al ceño del destino,
también soñó caminos en los mares
y dijo: es Dios sobre la mar camino.
     ¿No es él quien puso a Dios sobre la guerra
más allá de la suerte,
más allá de la tierra,
más allá de la mar y de la muerte?
     ¿No dio la encina ibera
para el fuego de Dios la buena rama,
que fue en la santa hoguera
de amor una con Dios en pura llama?
     Mas hoy... ¡Qué importa un día!
Para los nuevos lares
estepas hay en la floresta umbría,
leña verde en los viejos encinares.
     Aún larga patria espera
abrir al corvo arado sus besanas;
para el grano de Dios hay sementera
bajo cardos y abrojos y bardanas.
     ¡Qué importa un día!  Está el ayer alerto
al mañana, mañana al infinito,
hombres de España, ni el pasado ha muerto,
no está el mañana —ni el ayer— escrito.
     ¿Quién ha visto la faz al Dios hispano?
Mi corazón aguarda
al hombre ibero de la recia mano,
que tallará en el roble castellano
el Dios adusto de la tierra parda.

Elijo este poema ya que me gusta su argumento, ese hombre íbero que se pasa el poema hablando con dios y termina insultándolo.
Tiene un lenguaje claro y no hay palabras muy difíciles de entender.

“En estos campos de la tierra mía…”:
En estos campos de la tierra mía,
y extranjero en los campos de mi tierra
—yo tuve patria donde corre el Duero
por entre grises peñas,
y fantasmas de viejos encinares,                          
allá en Castilla, mística y guerrera,
Castilla la gentil, humilde y brava,
Castilla del desdén y de la fuerza—,
en estos campos de mi Andalucía,
¡oh tierra en que nací!, cantar quisiera.             
Tengo recuerdos de mi infancia, tengo
imágenes de luz y de palmeras,
y en una gloria de oro,
de lueñes campanarios con cigüeñas,
de ciudades con calles sin mujeres                   
bajo un cielo de añil, plazas desiertas
donde crecen naranjos encendidos
con sus frutas redondas y bermejas;
y en un huerto sombrío, el limonero
de ramas polvorientas                                            
y pálidos limones amarillos,
que el agua clara de la fuente espeja,
un aroma de nardos y claveles
y un fuerte olor de albahaca y hierbabuena,
imágenes de grises olivares                                    
bajo un tórrido sol que aturde y ciega,
y azules y dispersas serranías
con arreboles de una tarde inmensa;
mas falta el hilo que el recuerdo anuda
al corazón, el ancla en su ribera,                           
o estas memorias no son alma. Tienen,
en sus abigarradas vestimentas,
señal de ser despojos del recuerdo,
la carga bruta que el recuerdo lleva.
Un día tornarán, con luz del fondo ungidos,       
los cuerpos virginales a la orilla vieja.

He escogido este poema ya que representa muy bien sus ideas en cuanto a Castilla. El poema empieza contando lo extraño en la tierra donde nació y que hizo Castilla su casa. El tema del poema su añoro a Castilla.


RECUERDO INFANTIL
Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.
Es la clase. En un cartel
se representa a Caín
fugitivo, y muerto Abel,
junto a una mancha carmín.
Con timbre sonoro y hueco
truena el maestro, un anciano
mal vestido, enjuto y seco,
que lleva un libro en la mano
Y todo un coro infantil
va cantando la lección;
mil veces ciento, cien mil,
mil veces mil, un millón.
Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de la lluvia en los cristales.

Me gusta mucho este poema de Machado ya que expresa muy bien sus vivencias de pequeño en el colegio, recordando con nostalgia, un tema muy frecuente en los poemas de Antonio Machado. Los El tema de este poema sería los recuerdos infantiles de las clases.

A un olmo seco

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.
 ¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.
 No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.
 Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.
 Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas en alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,  
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.

Elijo poema del libro campos de Castilla ya que habla de muchos temas como la vida o la naturaleza, poniendo un olmo como ejemplo y en el cual se centrará durante el poema. El tema sería una Descripción olmo que vuelve a la vida gracias a la primavera.


Yo voy soñando caminos

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
- la tarde cayendo está-.
"En el corazón tenía
"la espina de una pasión;
"logré arrancármela un día:
"ya no siento el corazón".

Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.

La tarde más se oscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea
se enturbia y desaparece.

Mi cantar vuelve a plañir:
"Aguda espina dorada,
"quién te pudiera sentir
"en el corazón clavada"


Este poema me gusta ya que refleja muy bien el estado anímico del autor. Cuando oscurece este se pone melancólico y nostálgico. El tema sería la descripción de un paisaje al caer el día.